Día 18: NATIVIDAD ARGENTINA

Las tradiciones navideñas de origen hispánico están entremezcladas con influencias indígenas y con el aporte cultural de la fuerte inmigración de origen italiano, que ha contribuido, dado el entorno cultural similar de España e Italia, a confundir los orígenes de muchas cuestiones navideñas aún vigentes.

Ya en 1594 se erige el primer belén en Argentina, en la Quebrada de Humahuaca. Durante la época de los virreinatos los belenes seguían la tradición de la piedad barroca, con figuras de maniquí lujosamente vestidas con joyas y cabellos naturales. Un nacimiento muy importante es el del Museo Colonial e Histórico de Luján, con más de 600 figuras y una superficie de 150 metros cuadrados, que incluye figuras realizadas por el artesano Mateo Alonso.

Paralelamente se iba desarrollando el pesebre criollo, con tallas de madera como las de la zona de Formosa o figuras de barro al modo de los centros cerámicos. En estas segundas se reflejan la totalidad de oficios y tipos de la región, donde la cultura quechua tiene una presencia predominante.

A este último grupo pertenece la Natividad que hoy presentamos. Es de barro cocido y pintado y, tanto la Virgen como San José, van vestidos a modo de esta región. Ambos llevan en la cabeza el típico gorro y todos sus ropajes están pintados tratando de semejar los bordados de la auténtica ropa.