Día 1: NIÑO JESÚS DE OLOT

A finales del siglo XIX y principios del XX surge la Escuela de Olot en dicha localidad catalana, concentrándose allí las casas de imaginería belenista, especialmente la veterana Arte Cristiano, que comenzó a realizar una gran cantidad de figuras completamente distintas. Eran figuras frías, correctas y formales que, adquiridas en conjuntos y disponibles en diversas escalas, iban sustituyendo por toda España a las de los nacimientos tradicionales.

Como novedad, las imágenes olotinas de pasta de yeso policromada proponían una serie de personajes vestidos a la hebrea. Equipos de escultores profesionales creaban o modificaban los tipos existentes creando nuevos modelos dentro de una absoluta corrección en sus proporciones.

El Niño que hoy exhibimos es una figura preciosísima de 35 cm. de largo, con ojos de cristal, sello de marca en la espalda y perfectísimamente conservado.

Nos lo donó Doña María Jesús García Álvarez, socia nuestra. Había pertenecido a su madre a la cual se lo habían regalado ya hacía mucho dos señoras mayores. Por tanto, echando cálculos suponemos que pertenece a la primera mitad del siglo XX.

La figura originariamente estaba vestida solamente con pañales, pero en algún momento se le hizo un vestido de seda bordado a mano y se colocó sobre un cojín, almohadón y sábana, todo ello de seda y también bordado.

Aprovechamos la ocasión para volver a agradecer a Doña María Jesús su generosidad al donarlo a la Asociación, contribuyendo a aumentar nuestro patrimonio.