Día 7: HERMANAS DE BETHLÉEM

El Instituto de las Hermanas de Bethléem es una congregación religiosa femenina de la Iglesia Católica; son religiosas de clausura, orden fundada por San Bruno. En el Monasterio de Belén en Francia viven 12 monjas y tres novicias, que se dedican a la vida contemplativa, es decir a la oración y al trabajo artístico.

La Familia monástica de Belén, de la Asunción de la Virgen y de san Bruno no tiene más recursos que el trabajo de sus miembros. La artesanía de las monjas no es sólo el medio de ganar el pan cotidiano de cada monasterio, sino también un servicio de Iglesia. Este arte cristiano quiere ser una expresión de la Fe, ya que los belenes están impregnados de oración por la humanidad. Las monjas dicen que rezan por las personas que compran sus figuras, las cuales son vendidas en el monasterio o a través de la Fundación Contemplare.

Si algo caracteriza a la congregación de este monasterio es el arte. Por eso, crean figuras religiosas en piedra, usando para crearlas piedra dolomita, la cual es un mineral mezcla de calcio y magnesio; puede ser blanco y también marrón cuando está mezclado con hierro. La esculpen, crean un contratipo y un molde, hasta lograr la artesanía. Son joyas de ingeniería. Figuras de la Virgen, del Niño Jesús, de Cristo. Todas llevan la palabra “Belén” estampada.

El Misterio que posee la Asociación pertenece a un Belén llamado el de la Virgen acostada, el cual está compuesto por 17 figuras, si bien en la Asociación solamente tenemos el Misterio. En él la Virgen está acostada y su cuerpo forma una curva a la que se adapta perfectamente el cuerpo del Niño, mientras San José está sentado. Esta elaborado en dolomita de color blanco y también marrón con su característico brillo nacarado, y es claramente de inspiración románica.