Día 23: DANIEL LÓPEZ ALCÁNTARA

Daniel López Alcántara es un joven escultor de formación autodidacta y sin referentes previos en el belenismo, al cual llegó creando su propio estilo. Por encima de cualquier otra cosa, Daniel es un perfeccionista y sumamente riguroso en su trabajo. Sus figuras son minuciosas hasta la extenuación, ya que en cualquier tamaño esculpe las uñas, los párpados, las falanges de los dedos, todos y cada uno de los detalles de la vestimenta, ya que cada elemento del vestido tiene su textura y su caída.

Sus figuras están perfectamente proporcionadas anatómicamente y además repletas de movimientos, con posturas y gestos auténticos. Hace figuras de molde en resina. Realiza un original en barro, que trabaja y retoca de forma incansable, dedicando horas y horas hasta llegar a un resultado que le satisfaga. Luego confecciona un molde de silicona, con el que hace las figuras en resina. Los moldes solamente duran un máximo de 50 figuras y luego son desechados y renovados. Una vez realizada la figura se repasa y se pule para quitar cualquier tipo de rebaba o imperfección. Luego los pinta Montse, su esposa, siguiendo los colores determinados por Daniel y lo hace con una perfección absoluta. Una vez finalizada cada figura, se repasa escrupulosamente antes de determinarla como “apta” para su venta. Esta sociedad formada por Daniel y Montse hoy se llama Daymon.

Al cumplir la Asociación el 50º aniversario, pensamos en encargar una figura como recuerdo de la efeméride y nos llevó un tiempo determinar a quién podríamos realizar el encargo. Teníamos dos cosas en mente: queríamos un San José joven y un Niño que de verdad representara a un recién nacido. Después de varias conversaciones llegamos a un acuerdo con Daniel. Nos haría una figura de 35 cm., que es la que reproducimos aquí, y una serie numerada y limitada de otras 300, iguales a la primera.

Desde el primer momento que nos envió los primeros esbozos quedamos enamorados de ella. Esta Natividad con una Virgen joven y madre, que trata de coger la manita del Niño, recién nacido, y con un San José vigilante que los cuida y los ilumina nos parecía que sería un recuerdo imborrable de nuestro aniversario. Los detalles están tan cuidados que podemos ver como se arruga la sandalia de San José al tener el pie una postura forzada para mantenerse medio arrodillado. La serie es de un máximo de 300 figuras y ya se han vendido cerca de 90.