Día 20: PEDRO RAMÍREZ PAZOS

Este escultor es uno de los principales maestros en el arte belenista. Muchas de sus obras están ya en los museos, y a día de hoy es verdaderamente difícil conseguir obra suya.

La singularidad de Pedro Ramírez Pazos, escultor de reconocido prestigio internacional, es que su obra artística llega a aglutinar el campo de la tradición europea del presepe (denominación italiana del Belén) junto a la que aúna nuevas tecnologías desarrolladas para innovar en dicho mercado. Radica pues su originalidad en el diseño compositivo y estructural de las escenografías, y en la aportación gráfica que construye en el proceso creativo de cada una de sus figuras. Aporta con su obra la originalidad en cuanto a la diversidad formal de las composiciones y riquezas escenográficas y cromáticas que diferencian a la obra de este autor en todo un proceso de la singularidad de esta tradición tan arraigada aún en nuestra época.

El delicado tratamiento de las formas y la cualidad sentimental que aporta a todas las estructuras que conforman ese exquisito mundo personal, en el que la anatomía está cuidada al detalle para conformar gestos y cualidades identificadas en el proceso previo del bocetaje y preparación de las distintas identidades, en base a una estructura compositiva que maneja al unísono disciplinas como la perspectiva, la proporción, el equilibrio, relación entre planos (gracias al uso de la luz), para conseguir con ello una imagen basada en un diseño eficaz e innovador.

En esta Natividad la Virgen reposa sobre una cama de paja junto al Niño al que trata de abrigar, San José de pie junto a ellos los mira con gesto protector. Es una Natividad de pequeño tamaño, tan sólo unos 12 cm.